22 septiembre, 2016 Jose Angel Rodríguez

EL CAPRICHO DE LEKUONA SE VA DE LAS MANOS Y AUMENTA CONSIDERABLEMENTE LOS SOBRECOSTES DEL PROYECTO INICIAL

El 31 de julio el grupo socialista manifestaba a los medios de comunicación la falta de transparencia y pedíamos responsabilidades por la nefasta gestión de Lekuona y argumentábamos el sobrecoste de las mismas, así como un mayor volumen de construcción permitida en dicha zona y un incremento brutal del aforo real, así como el peligro que dicha situación conllevaría con el convenio existente con la Diputación.

La contestación del equipo de gobierno a través de sus webs de partido, así como la realizada en Errenteria Gorria, e igualmente las realizadas en redes sociales tachándonos de demagogos y mentirosos, nos obliga a ser consecuentes con nuestras afirmaciones y demostrar a la ciudadanía de Errenteria con máxima transparencia que nuestras manifestaciones son verdaderas y se basan en los documentos oficiales existentes en el expediente de Lekuona.  Para que se puedan consultar dichos documentos, todo aquel que tenga interés en verificar nuestra información se puede realizar la consulta en la web www.socialistasguipuzcoanos.com/errenteria en el menú principal en el apartado DOCUMENTOS “documentación Lekuona”

 

Son fundamentales todos los documentos colgados pero en especial el de la Dirección Facultativa y en el explicativo de Construcciones Amenabar.

De la lectura de todos ellos se ve la evolución que Lekuona ha tenido en el tiempo, de los modificados, sobrecostes, ampliaciones,…etc. Comprobándose que no se ha actuado con claridad y transparencia al dar el Alcalde y el equipo de gobierno la explicación de los motivos de la rescisión del contrato.

Son ellos quienes han realizado la demagogia interesada creando cortinas de humo y maquillando la nefasta gestión que están realizando con este proyecto, que a día de hoy supera en un 58% los costes (2.4 millones de euros) respecto al proyecto inicial y que ira a más según avancen las obras.

Este carísimo capricho ha pasado como bien indica la Dirección Facultativa de la obra, de ser un proyecto modesto, gracias a las propuestas de un “grupo de expertos” a redefinirlo y convertirse en una sala total, a lo grande, mega auditorio. Todo ello supone constantes modificaciones al proyecto inicial, que modifican sustancialmente el contrato inicial y genera una situación insalvable que a todas luces resultaba imposible de realizar con el contrato del proyecto inicial.

Nuestro grupo se ratifica en las manifestaciones realizadas (y no es la primera vez ya que en el 2015 ya veníamos manifestando que la obra se estaba yendo de las manos) de un sobrecoste actualmente del 58% que irá en aumento, en un mayor volumen de construcción superando ampliamente lo que indica el PERI para dicha zona (sin haberse modificado el mismo), un incremento del aforo de un 340 % (de 700 personas a 2.420) y el peligro en que se ponía el convenio con Diputación (escrito del 29 de Julio del departamento de Cultura de Diputación de resolver el convenio vigente por no resultar ya aplicable, y emplazando a negociar la redacción de un nuevo convenio a la vista de las nuevas condiciones del proyecto).

Nos llama la atención como PODEMOS en su escrito en contra de nuestras manifestaciones expone los hechos, ignorando los documentos oficiales, rebatiéndonos con datos confundidos, ya que mientras nosotros hablamos de cantidades totales del proyecto de ejecución, ellos hablan de cantidades del contrato de obra que por supuesto son menores pero que evidencian una clara manipulación de los datos para hacer demagogia o en su defecto una ignorancia de los hechos.

Seguirán diciendo que estamos siempre con lo mismo, que mentimos, que solo sabemos hacer demagogia, pero los únicos en este proyecto que somos transparentes y para ello lo demostramos colgando los documentos oficiales somos los socialistas.

Para vergüenza de los ciudadanos, la nefasta gestión realizada en este proyecto por BILDU de momento nos lleva a una situación indeseada, con una obra parada, con un convenio en el aire, con diferentes irregularidades, con unos sobrecostes muy importantes, pendientes de una nueva adjudicación que podría superar aún más los sobrecostes y desgraciadamente con una huida hacia adelante que nos seguirá a nuestro entender llevándonos a una situación más gravosa aun para los intereses municipales.

¿Y de esta situación, de quien son las responsabilidades?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.